03 octubre, 2010

Un viaje movido (2)

M. se estaba ya muy inquieto sabiendo lo que se cocía en el asiento de atrás y no quería perderse la fiesta. Estábamos a pocos kilómetros de la próxima estación de servicio, pero no importaba. M. pulsó el botón de luces de emergencia y aminoró hasta detener el coche en el arcén.

-Vamos a salir para que recibas ración doble- comentó M.

Era una autovía y el arcén era bastante ancho. No había mucho tráfico pero tuvimos cuidado al salir. N. salió completamente desnuda del coche, sólo con unas sandalias romanas como calzado. Yo terminé de quitarme el pantalón y salí del coche empalmadísimo en una escena quizás más cómica que morbosa. Nos situamos delante del coche en un sitio donde la visibilidad era buena desde todos los puntos de la autovía tanto en nuestro sentido como en el opuesto, por lo que prácticamente todos los que viajasen hoy por la carretera podrían vernos. M. propinó un apasionado beso a N. nada más abrazarla mientras que ésta fue de inmediato a liberar la tensión que se acumulaba bajo sus pantalones. Se agachó y bajó el pantalón de su novio, un enorme pollón casi le golpea la cara. M se apoyó en el quitamiedos mientras N. le comía la polla como nunca, en cuclillas mientras se agarraba al culo de M. con una mano y a mi polla con la otra.

-Cómo chupa tu zorra tio, me encanta- le dije.
-Buff, es la mejor- replicó.

N. se sonrió, complacida por complacer, pero sin cesar su actividad. Sus ojos claros se clavaban en los nuestros mientras la polla de M. llenaba su boca sabiendo que estábamos a su merced. Pero eso no tardaría mucho en cambiar. Se merecía algo más que un manoseo y una comida de tetas o unas caras de placer. Me agaché y pasé mi mano por su espalda mientras besaba su cuerpo. La mano bajaba por su trasero prieto y abierto. Palpé su ano y lo acaricié para después alcanzar la humedad de su coño desde atrás.

-Levántate- le dije suave al oído mientras mi dedo tiraba de su coño hacia arriba y mis labios besaban su espalda. Sus piernas se estiraron pero su boca continuó enganchada a M. Me situé detrás y clavé mi carne dentro de ella con fuerza. Ya en la primera follada mi polla se empapó de fluidos y empecé a meterla y sacarla con fuerza sujetándola por las caderas y chocándome contra su trasero.

Un rato después nos cambiamos los puestos M. y yo. Así, mientras M. follaba y embestía a N. desde atrás, yo la sujetaba del pelo evitando que se atragantara. M. comenzó a abrir el culo de N. con los dedos mientras la follaba y yo le decía guarradas. "Eres un poco puta, ¿no te parece?, follándote a dos en mitad de la carretera" o "Me gusta que seas tan zorra" eran algunas de las lindezas que le solté.

-¿Quieres follarle el culo? Ya lo tiene preparado- me dijo M.

Continuará...

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

1 comentario:

cherry dijo...

mmmm me pediste k los leyera...y ufff... Kiero k continues..ya!!! Mmm quiero ver cmo acaba, y ya t dire cmo lo acabo yo, jijij